Inicio

viernes, 22 de mayo de 2009

Encarnación de una lucha: el bien y el mal.

La dualidad del bien y el mal sigue estando presente en nuestro devenir diario. Odio, ira, avaricia, maldad (lado oscuro) frente a amor, bondad, generosidad, paz.  En el punto medio está la virtud...alguien dijo hay RASGOS DE MALDAD en el BONDADOSO Y RASGOS DE BONDAD EN EL MALVADO ¿Por qué ser bordes cuando podemos ser amables?....Por qué quitar las ilusiones a alguien, hacer sentir el oprobio, cuando podemos alimentar su ilusión y bienestar. Hay que ayudar a CRECER a la persona, al ser humano, NO DISMINUIRLE, REBAJARLE.

LA DUALIDAD AMOR/ODIO. GRAVITA SOBRE EL SER HUMANO Y LE CONDICIONA. CUANDO SE ASUMA POR TODOS QUE EL ODIO Y LA AVARICIA SOLO GENERAN DESTRUCCION. ES POSIBLE QUE ALGO MEJORE. TODOS NACEMOS CON LA POSIBILIDAD DE HACER EL BIEN Y EL MAL; EXCEPTO JESUCRISTO HIJO DE DIOS QUE SOLO HIZO EL BIEN Y MURIO POR NOSOTROS.

Nuestra vida no es sino UNA LUCHA ESFORZADA. La vida no es justa, y hay condiciones verdaderamente difíciles para muchas personas, que son capaces de superar las más variadas y diversas adversidades de forma asombrosa, otras no.

Todos llevamos UN ANGEL ó UN DEMONIO, depende a quién alimentemos. ¿Tú qué decides? Desde luego, la buena educación y la orientación son fundamentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario