Inicio

sábado, 20 de junio de 2020

Almas



Familia de almas. Agradécelas.

Todas esas personas en tu vida con las que sientes una conexión muy fuerte, que vas más allá de la sangre o la raza.

Los que sienten algo cuando estás cerca. Los que vibran en tu misma sintonía.

Te brindan apoyo incondicional, con los que no hacen falta palabras para entenderse. Cuídalas y mantenlas siempre cerca. Porque son el recordatorio que nos da el UNIVERSO DE QUE TODOS, EN EL FONDO, SOMOS UNO.


domingo, 6 de octubre de 2019

La vida

De Bert Hellinger: "La vida te desilusiona para que dejes de vivir de ilusiones y veas la realidad. La vida te destruye todo lo superfluo, hasta que queda solo lo importante. La vida no te deja en paz, para que dejes de pelearte, y aceptes todo lo que ES.
La vida te retira lo que tienes, hasta que dejas de quejarte y agradeces.
La vida te envía personas conflictivas para que sanes y dejes de reflejar afuera lo que tienes adentro.
La vida deja que te caigas una y otra vez, hasta que te decides a aprender la lección.
La vida te saca del camino y te presenta encrucijadas, hasta que dejas de querer controlar y fluyes como rio.
La vida te pone enemigos en el camino, hasta que dejas de “reaccionar”.
La vida te asusta y sobresalta todas las veces que sean necesarias, hasta que pierdes el miedo y recobras tu fe.
La vida te quita el amor verdadero, no te lo concede ni permite, hasta que dejas de intentar comprarlo con baratijas.
La vida te aleja de las personas que amas, hasta que comprendes que no somos este cuerpo, sino el alma que él contiene.
La vida se ríe de ti tantas veces, hasta que dejas de tomarte todo tan en serio y te ríes de ti mismo.
La vida te rompe y te quiebra en tantas partes como sean necesarias para que por allí penetre la luz.
La vida te enfrenta con rebeldes, hasta que dejas de tratar de controlar.
La vida te repite el mismo mensaje, incluso con gritos y bofetadas, hasta que por fin escuchas.
La vida te envía rayos y tormentas, para que despiertes.
La vida te humilla y derrota una y otra vez hasta que decides dejar morir tu EGO.
La vida te niega los bienes y la grandeza hasta que dejas de querer bienes y grandeza y comienzas a servir.
La vida te corta las alas y te poda las raíces, hasta que no necesitas ni alas ni raíces, sino solo desaparecer en las formas y volar desde el Ser.
La vida te niega los milagros, hasta que comprendes que todo es un milagro.
La vida te acorta el tiempo, para que te apures en aprender a vivir.
La vida te ridiculiza hasta que te vuelves nada, hasta que te haces nadie, y así te conviertes en todo.
La vida no te da lo que quieres, sino lo que necesitas para evolucionar.
La vida te lastima, te hiere, te atormenta, hasta que dejas tus caprichos y berrinches y agradeces respirar.
La vida te oculta los tesoros, hasta que emprendes el viaje, hasta que sales a buscarlos.
La vida te niega a Dios, hasta que lo ves en todos y en todo.
La vida te acorta, te poda, te quita, te rompe, te desilusiona, te agrieta, te rompe hasta que sólo en ti queda AMOR.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Espiritualidad

La espiritualidad es mirar a tu vecino y comprender que su mal humor es causa de su dolor, y no sentirte ofendido. Espiritualidad es que las cosas no salgan como tú deseas y aceptar que así ha de ser para tu aprendizaje.
Espiritualidad es hacerte responsable de tus circunstancias, es no creerte la víctima, es no culpar a nadie de lo que te sucede.
Espiritualidad es vivir en la alegría, o en el silencio, o en el bullicio, o en la tormenta, o en la luz, o en la oscuridad, vivir lo que la vida te propone, sin pretender que sea otra cosa.
Espiritualidad es comprender que si te enfermas, no solo hay que atender los síntomas físicos, sino también ver que emociones no estás gestionando, y atender que lo que hace tu cuerpo es mandarte un mensaje.
Espiritualidad es caminar disfrutando de cada paso del camino, independientemente de lo que te suceda. Es atender las emociones sin identificarte con ellas. Es cuidar tus pensamientos y tus palabras. Es ser coherente y mantener la autenticidad en todos los ambientes y en todas las circunstancias.
Espiritualidad es abrazarlo todo. Es amar el mundo tal y como es, con todo lo que contiene. Sin juzgarlo, sin quejarte, sin poseer.
Espiritualidad es compartir, es estar en paz. Es dejar que cada uno viva como le plazca. Es comprender que nada es real y que a la vez, hay que ser impecables a la hora de jugar la partida de la vida.
Y no hablo de religión, no hablo de dogmas, no hablo de pecados, no hablo de creencias, no hablo del bien y del mal, no hablo de iglesias, ni de maestros, ni de normas.
Hablo de lo que late cuando consigues parar y mirar hacia dentro, y te das cuenta de que no tendría sentido la vida, si solo fuéramos materia. Si solo estuviéramos aquí para pasar el rato. Si solo fuéramos un puñado de carne, de vísceras, de arterias. Si solo fuéramos un deseo atrapado en un cuerpo, sin un alma que anhela sentir de nuevo, el amor del que sin duda forma parte.
Lena Bu.


sábado, 28 de septiembre de 2019

Alma tatuada

Tengo el alma tatuada.

Tengo el alma tatuada de gozo y dolor.

De sombras y alegrías.


La vida puede ser algo más que respirar. Las adversidades, enfermedades, dificultades y pérdidas muerden e incluso algunas arrancan y graban el alma devolviéndola desvaída y dolida. 

Tengo el alma tatuada. 

Dolor intenso.

No, no  se debe caer sin levantarse,  SANAR .  La vida te lastima,  la traición te hiere,  la desilusión te apaga.

Sanar, liberarse de los miedos. Vivir y no sólo sobrevivir pese a las adversidades, no estancarse en la derrota, que no te importe el qué dirán, sé consecuente contigo mismo/@ sin traicionar tus ideas, no vivas a la sombra de nadie, brilla con luz propia sin apagar a los demás. 



domingo, 7 de julio de 2019

"La vida es la hipoteca del alma: aunque uno salga con buenas intenciones, ir avanzando implica cometer traiciones, con los demás o con uno. Hay quien tiene la fortuna de no caer demasiado en ello y  quien directamente es un hijo de puta,  pero el dilema sobre si hacemos o no lo correcto lo tenemos todos."  Carlos Ruíz Zafón






Sándor Márai  “Uno siempre responde con su vida entera a las preguntas mas importantes. No importa lo que diga, no importa con que palabras y con que argumentos trate de defenderse. Al final, al final de todo, uno responde a todas las preguntas con los hechos de su vida: a las preguntas que el mundo le ha hecho una y otra vez. Las preguntas son estas: ¿Quién eres? ¿Qué has querido de verdad? ¿Qué has sabido de verdad? ¿A qué has sido fiel o infiel? ¿Con qué y con quién te has comportado con valentía o con cobardía? Estas con las preguntas. Uno responde como puede, diciendo la verdad o mintiendo: eso no importa.  Lo que sí importa es que uno al final responde con su vida entera.   Fragmento de "El último encuentro" de Sándor Márai (Ediciones Salamandra)

jueves, 16 de mayo de 2019


"El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta ‘el modo imperativo’. Yo siempre les aconsejé a mis estudiantes que si un libro los aburre lo dejen; que no lo lean porque es famoso, que no lean un libro porque es moderno, que no lean un libro porque es antiguo. La lectura debe ser una de las formas de la felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz."
Jorge Luis Borges


lunes, 24 de septiembre de 2018

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo 
De alcanzar y comenzar de nuevo, 
Aceptar tus sombras, 
Enterrar tus miedos, 
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso, 
Continuar el viaje, 
Perseguir tus sueños, 
Destrabar el tiempo, 
Correr los escombros, 
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas, 
Aunque el frío queme, 
Aunque el miedo muerda, 
Aunque el sol se esconda, 
Y se calle el viento, 
Aún hay fuego en tu alma 
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo 
Porque lo has querido y porque te quiero 
Porque existe el vino y el amor, es cierto. 
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas, 
Quitar los cerrojos, 
Abandonar las murallas que te protegieron, 
Vivir la vida y aceptar el reto, 
Recuperar la risa, 
Ensayar un canto, 
Bajar la guardia y extender las manos, 
Desplegar las alas 
E intentar de nuevo, 
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas, 
Aunque el frío queme, 
Aunque el miedo muerda, 
Aunque el sol se ponga y se calle el viento, 
Aún hay fuego en tu alma, 
Aún hay vida en tus sueños 
Porque cada día es un comienzo nuevo, 
Porque ésta es la hora y el mejor momento. 
Porque no estás solo, porque yo te quiero. 
Un bello canto a la esperanza,  una llamada a la no resignacióna dar un paso más. Atribuido a Mario Benedetti.


domingo, 2 de septiembre de 2018

Los nadies. Eduardo Galeano

Los nadies.  Eduardo Galeano.

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, 
que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la 
buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en
 lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque 
les pique la mano izquierda, o se levanten con el pié derecho, o empiecen el año cambiando de escoba. 

Los nadies: los hijos de los nadies, los dueños de nada.
 Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, 
jodidos, rejodidos: 
Que no son, aunque sean. 
Que no hablan idiomas, sino dialectos. 
Que no profesan religiones, sino supersticiones. 
Que no hacen arte, sino artesanía.
 Que no practican cultura, sino folklore. 
Que no son seres humanos, sino recursos humanos. 
Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. 
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata. 







domingo, 29 de abril de 2018

El Laberinto de los Espíritus


La mayoría de los mortales nunca llegamos a conocer nuestro verdadero destino; simplemente somos atropellados por él. Para cuando levantamos la cabeza y lo vemos alejarse por la carretera ya es tarde, y el resto del camino lo tenemos que hacer por la cuneta de aquello que los soñadores llaman la madurez. La esperanza no es más que la fe de que ese momento no haya llegado todavía, de que acertemos a ver nuestro verdadero destino cuando se acerque y podamos saltar a bordo antes de que la oportunidad de ser nosotros mismos se desvanezca para siempre y nos condene a vivir de vacío, añorando lo que debió ser y nunca fue."
El Laberinto de los Espíritus, Carlos Ruiz Zafón.


jueves, 12 de octubre de 2017

Acumulamos renuncias y heridas en nuestro corazón y nuestra alma. Algunos pedazos de nuestro corazón y nuestra alma se pierden, otros los dejamos en alguna parte, y otros siguen dentro de nosotros, olvidados o enterrados voluntaria o involuntariamente.




 Tú sabes que ponerse a querer a alguien es una hazaña. Se necesita una energía, una generosidad, una ceguera… Hasta hay un momento, al principio mismo; en que es preciso saltar un precipicio; si uno reflexiona, no lo hace. Sé que nunca más saltaré.” Jean Paul Sartre "La náusea"

sábado, 7 de octubre de 2017

domingo, 24 de septiembre de 2017

Códigos Secretos


Los matemáticos no son generalmente muy conocidos. No es el caso de Marcus du Sautoy Profesor de la Universidad de Oxford, conocido mundialmente, ganador de importantes premios, escritor, amante de Borges y de los números, Du Sautoy es un "lord" encantador de serpientes que adora enseñar eso que lo obsesionó toda su vida: los secretos de El Código. Más que nunca, aquellos que entiendan este idioma universal –lleno de belleza y desafíos– serán quienes puedan comprender, analizar y dominar el mundo de la era digital. Veremos cómo los números primos pueden explicar el ciclo de vida de la cigarra, cómo el clero del siglo XII utilizó un sistema de proporciones de números simples para crear catedrales que a su juicio reflejaban la creación de Dios.  Veremos también los códigos numéricos ocultos en la naturaleza.


martes, 5 de septiembre de 2017

Entrevista a JosÉ Ignacio Latorre

No estamos preparados para un futuro cuántico y, sin embargo, las entidad más relevante en Física Cuántica (CERN) ya ha firmado un Manifiesto de inversión de mil millones, con el apoyo de la Comisión Europea, que irá a parar al desarrollo de tecnología quantum. La segunda revolución cuántica nos llevará a la era de la tecnología cuántica, y créanme. Es fascinante. Un solo dato es capaz de bloquear el cerebro. Verán; un ordenador cuántico será capaz de procesar en minutos, los datos que un ordenador tradicional tardaría en procesar cientos de años. ¿Son capaces de imaginarlo?

Posiblemente no puedan hacerse ni una remota idea de lo que esta revolución supondrá, pero sepan que el camino hacia lo que ya se denomina como la segunda revolución cuántica lo abrió un español, el físico Juan Ignacio Cirac, cuando demostró la posibilidad teórica de construir ordenadores cuánticos. Tras haberse hecho con el Premio Wolf, es muy posible que este investigador sea el próximo Premio Nobel de Física.

No cabe duda de que la industria de los datos, la informática y las comunicaciones están a punto de sufrir la mayor de sus catarsis. El hecho de procesar y manipular información almacenada en partículas cuánticas no es una quimera. La computación, la simulación y la criptografía tal y como las conocemos, están a punto de desaparecer. De hecho, el primero en construir un ordenador cuántico será capaz de acceder a todos los secretos encriptados en el mundo.Todo quedará al descubierto.

Lo cierto es que, aunque todavía el mundo está lejos de disfrutar plenamente de la Era Quantum, en relación a los tiempos que las personas manejamos, la ciencia es tozuda, persistente e insistente, y reconoce que ya existen los primeros prototipos de ordenadores cuánticos. Muy rudimentarios y limitados por el momento, eso sí. 

José Ignacio Latorre es Catedrático de Física Cuántica en la Universidad de Barcelona y Director del Centro de Ciencias de Benasque, Pedro Pascual. Investiga sobre la información cuántica de las partículas elementales y sus aportaciones a la Teoría de los Campos y el entrelazamiento cuántico son muy valorados en el mundo científico. 

Hemos hablado con él, y créanme que no ha sido nada fácil, sobre cómo cambiará la manipulación de la información a partir de ser procesada por ordenadores cuánticos y almacenada en partículas cuánticas. José Ignacio Latorre opina que no estamos preparados. La Era Cuántica lo cambiará todo, pero “no estamos seguros de que la rapidez en la resolución de las operaciones sea importante”, asegura. 

No se pierdan esta entrevista que les ofrecemos en formato de vídeo/TV y que contiene, también, interesantes preguntas de algunos usuarios de Periscope. 

Gema Castellano

domingo, 27 de agosto de 2017

sábado, 26 de agosto de 2017

CHARLES CHAPLIN




Lo siento, pero yo no quiero ser emperador; ése no es mi oficio. No quiero gobernar ni conquistar a nadie, sino ayudar a todos si fuera posible. Judíos y gentiles, blancos o negros.
Tenemos que ayudarnos unos a otros. Los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos. La Tierra es rica y puede alimentar a todos los seres.
El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las almas. Ha levantado barreras de odio. Nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado nosotros. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado y sentimos muy poco.
Más que máquinas, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades, la vida será violenta. Se perderá todo.
Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana. Exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros. 
Ahora mismo mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, a millones de hombres desesperados, mujeres y niños. Víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes.

A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano. 

El odio de los hombres pasará. Y caerán los dictadores. Y el poder que le quitaron al pueblo, se le reintegrará al pueblo. Y así, mientras el hombre exista, la libertad no perecerá.
¡Soldados, no os rindáis a esos hombres! que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen lo que tenéis que hacer, que pensar y que sentir. Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado. Y como a carne de cañón.
No os entreguéis a esos individuos inhumanos, hombres máquinas, con cerebros y corazones de máquinas. Vosotros no sois máquinas; no sois ganado. Sois hombres. Lleváis el amor de la humanidad en vuestros corazones. No el odio. Sólo los que no aman, odian. Los que no aman y los inhumanos.
¡Soldados, no luchéis por la esclavitud, sino por la libertad! En el capítulo XVII de San Lucas se lee: el reino de Dios está dentro del hombre. No de un hombre ni de un grupo de hombres, sino de todos los hombres. En vosotros.

Vosotros, el pueblo, tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad. Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer esta vida libre y hermosa. De convertirla en una maravillosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble, que garantice a los hombres trabajo. Y dé a la juventud un futuro. Y a la vejez, seguridad.

Con la promesa de esas cosas, las fieras alcanzaron el poder. Pero mintieron. No han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres, sólo ellos. Pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer nosotros realidad lo prometido. Todos a luchar para libertar al mundo. Para derribar barreras nacionales. Para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia. 


Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo donde la ciencia, donde el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.


¡Soldados, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos!
          CHARLES CHAPLIN            Monólogo final de "El gran Dictador"