Inicio

martes, 6 de diciembre de 2016

El destino

El destino, al igual que todo lo humano, no se manifiesta en abstracto sino que se encarna en alguna circunstancia, en un pequeño lugar, en una cara amada, o en un nacimiento pobrísimo en los confines de un imperio.
Ni el amor, ni los encuentros verdaderos, ni siquiera los profundos desencuentros, son obra de las casualidades, sino que nos están misteriosamente reservados. ¡Cuántas veces en la vida me ha sorprendido cómo, entre las multitudes de personas que existen en el mundo, nos cruzamos con aquellas que, de alguna manera, poseían las tablas de nuestro destino, como si hubiéramos pertenecido a una misma organización secreta, o a los capítulos de un mismo libro! Nunca supe si se los reconoce porque ya se los
buscaba, o se los busca porque ya bordeaban los aledaños
de nuestro destino.
El destino se muestra en signos e indicios que parecen insignificantes pero que luego reconocemos como decisivos. Así, en la vida uno muchas veces cree andar perdido, cuando en realidad siempre caminamos con un rumbo fijo, en ocasiones determinado por nuestra voluntad más visible, pero en otras, quizá más decisivas para nuestra existencia, por una voluntad desconocida aun para nosotros mismos, pero no obstante poderosa e inmanejable, que nos va haciendo marchar hacia los
lugares en que debemos encontrarnos con seres o cosas que, de una manera o de otra, son, o han sido, o van a ser primordiales para nuestro destino, favoreciendo o estorbando nuestros deseos aparentes, ayudando u obstaculizando nuestras ansiedades, y, a veces, lo que resulta todavía más asombroso, demostrando a la larga estar más despiertos que nuestra voluntad consciente.
Ernesto Sabato


sábado, 3 de diciembre de 2016

martes, 2 de agosto de 2016

Piezas rompibles



 Somos piezas rompibles. 


La angustia avanza al ritmo que los días.

El dolor sin encontrar alivio se prolonga
  
vivimos un  viaje incierto que te conduce

a todas y a ninguna parte. 


Tu ausencia será angustia pero

tu presencia es pesar.



Un sueño espera ser soñado

no con el dolor empañando.


Carmen L. S. (Eurídice-v)





domingo, 3 de julio de 2016

No existe el infinito


No existe el infinito:
el infinito es la sorpresa de los límites.
Alguien constata su impotencia
y luego la prolonga más allá de la imagen, en la idea,
y nace el infinito.
El infinito es el dolor
de la razón que asalta nuestro cuerpo.
No existe el infinito, pero sí el instante:
abierto, atemporal, intenso, dilatado, sólido;
en él un gesto se hace eterno.
Un gesto es un trayecto y una trayectoria,
un estuario, un delta de cuerpos que confluyen,
más que trayecto un punto, un estallido,
un gesto no es inicio ni término de nada,
no hay voluntad en el gesto, sino impacto;
un gesto no se hace: acontece.
Y cuando algo acontece no hay escapatoria:
toda mirada tiene lugar en el destello,
toda voz es un signo, toda palabra forma
parte del mismo texto.


De "Matar a Platón" 2004  de Chantal Maillard.
  





jueves, 25 de febrero de 2016

“No podemos agradarle a todo el mundo, porque el que quiere quedar bien con todos queda mal consigo mismo”. 
Wayner Dier



No siempre estoy bien,  ni siempre estoy  a gusto.

Parece que estamos obligados a ser personas alegres, felices y tolerantes con cualquier cosa en todo momento.  No  siempre estamos felices y contentos. Hay circunstancias complicadas que requieren de emociones negativas.  Las emociones no están contenidas dentro de nuestro cuerpo y necesitan salir como si fuéramos ollas a presión.   Las emociones  necesitan  ser comprendidas para evitar que nos hagan daño.


miércoles, 6 de enero de 2016

Cambié mi vida, mi tiempo y mi forma de pensar, por ti. 
 
Hoy doy mi vida, mi alma, mis energías, 
para sacarte adelante y enseñarte a vivir. 
 
Le pido a la vida que me permita vivir muchos años 
para acompañarte en lo dulce y lo amargo. 
 
No puedo vivir tu vida, 
pero sí espero que la compartas conmigo. 
 
Darte grandes alas para que vueles más alto que yo, 
no quiero que seas como yo, espero que seas mucho más!.


 de Reflexiones para TI y para Mí. 

Image du Blog fr.pickture.com/blogs/chezmanima