Inicio

sábado, 24 de noviembre de 2012

Ley de tasas

Con la nueva Ley de Tasas, en lo civil, cualquier pleito costará 2.000 €. Reclamar por un despido en lo Social costará 500 € y se se recurre en  segunda Instancia hasta 800 €.  Quién quiera  recurrir un abuso, una deuda o un error se lo pensará dependiendo de su poder adquisitivo.

Nuestro derecho a una tutela judicial efectiva será proporcional a nuestros ingresos. ¿Dónde está el efecto positivo de esta medida?

Los pobres mas pobres y ahora sin derecho a reclamar.

domingo, 11 de noviembre de 2012

¿Tendremos derecho a tener derechos?


Mientras vivíamos en la euforia del buen momento económico a nadie le preocupaban  los beneficios de los bancos,  los sueldos de los ejecutivos de las grandes corporaciones,  la corrupción política,  los privilegios de la clase política como suculentas jubilaciones, dobles sueldos, exenciones tributarias...No se puede  actuar en beneficio de una minoría, despreciando la voluntad de la gran mayoría.

Nuestros derechos fundamentales parecen ser  subastados al mejor postor para pagar las deudas de bancos y entidades financieras internacionales, pues han sido sus prácticas especulativas  el verdadero enemigo  de empresas y millones de personas que se ven asfixiadas.

La vida humana es una continua lucha.  Desde que  nacemos, las personas,  comenzamos a luchar. Desde niños y conforme se va creciendo, la dureza de estas luchas se va a intensificar. “La lucha por la vida”, sigue por obtener lo necesario para vivir, pero hay personas que solo quieren satisfacer su ego. Todo sirve, todo vale sin tener en cuenta a los demás.

“No se puede servir a Dios y al dinero” (Lc 16,13), “Ay de vosotros  que acumuláis riquezas para sí... ¿Apartaos de mí, malditos, porque tuve hambre,  tuve sed, fui forastero, estaba desnudo, enfermo… y no me ayudasteis” (Mt 25,31-46).
¡Por un mundo  más  solidario !!!

sábado, 10 de noviembre de 2012

Te deseo Victor Hugo


TE DESEO
Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
sepas ser sin desesperar.
.
Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar.
.
Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces, te cuestiones
tus propias certezas. Y que entre ellos,
haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro.
.
Te deseo además que seas útil,
más no insustituible.
Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada,
esa utilidad sea suficiente
para mantenerte en pie.
.
Igualmente, te deseo que seas tolerante,
no con los que se equivocan poco,
porque eso es fácil, sino con los que
se equivocan mucho e irremediablemente
y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
sirvas de ejemplo a otros.
.
Te deseo que siendo joven
no madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer y su dolor
y es necesario dejar
que fluyan entre nosotros.
.
Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras
que la risa diaria es buena,
que la risa habitual es sosa y
la risa constante es malsana.
.
Te deseo que descubras,
con urgencia máxima,
por encima y a pesar de todo,
que existen, y que te rodean,
seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.
.
Te deseo que acaricies un perro
alimentes a un pájaro
y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal,
porque de esa manera,
sentirás bien por nada.
.
Deseo también que plantes una semilla,
por mas minúscula que sea,
y la acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuántas vidas
está hecho un árbol.
.
Te deseo además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico,
y que por lo menos una vez por año
pongas algo de ese dinero frente a ti y digas
"Esto es mío"
sólo para que quede claro
quien es el dueño de quien.
.
Te deseo también
que ninguno de tus afectos muera,
pero que si muere alguno,
puedas llorar sin lamentarte y sufrir
sin sentirte culpable
.
Te deseo por fin que
sien do hombre, tengas una buena mujer
y que siendo mujer, tengas un buen hombre,
mañana y al día siguiente,
y que cuando estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.
.
Si todas estas cosas llegaran a pasar
no tengo más nada que desearte.
 de Victor Hugo.